2.2 (Pre)ocupaciones

2.2 (Pre)ocupaciones

El problema viene al estar (pre)ocupado. O sea, ocuparte antes de tiempo, ocuparte en tu cabeza. Tener la cabeza vacía de (pre)ocupaciones es estar relajado.

Para lograrlo, hemos de crear unos pocos hábitos tal como explico en este manual. Estar relajado y “vivir el momento” es algo que muchos de nosotros consideramos fuera de nuestras posibilidades, y no por poco.

Nos parece absolutamente imposible porque cuando lo intentamos, al minuto nos asaltan la ansiedad, el estrés y las tensiones habituales. Y eso nos da una imagen falsa de lo que somos capaces de hacer. No nacimos con la capacidad innata de vivir el momento, pero podemos aprender.

Con un tanto por ciento que pongas en práctica, ya notarás una mejoría más que interesante. Sigue y la recompensa es fabulosa.

Cuando te habitúas a no tener nada en la cabeza, no puedes pasar sin ello. Es como cepillarte los dientes después de comer.