Apego

Apego

Las cosas no son malas por si mismas, es el uso que se les da lo que determina sus efectos. El alcohol, por ejemplo, son azúcares fermentados, un compuesto inofensivo. Pero si lo ingieres para agitar tu mente te vuelves dependiente y ese apego afecta tu cordura.