Category Archives: Life Coach

Los Aiyar Aiyar (masculino) o Aiyara (femenino) es un agente secreto, un espía y combatiente. Son expertos en muchas artes como: • Disfraz • Habilidades de combate • El espionaje • Ciencia • Bellas Artes • Medicina • Química El arte del disfraz es imprescindible: un Aiyar se puede transformar incluso en el sexo opuesto, gracias a técnicas corporales y maquillaje. La capacidad de lucha se usa también para la autodefensa. Un Aiyar siempre vence a un pequeño grupo de soldados comunes. Puede tener que espiar para descubrir algun secreto o para encontrar a personas desaparecidas. El conocimiento de la ciencia y las bellas artes también es necesario, ya que muchas veces puede serle útil. También necesita conocimientos médicos, especialmente el de anestesia y también necesita conocimientos sobre química. En pocas palabras un Aiyar es un experto en muchos oficios. Contrariamente a la creencia común, no están familiarizados con la

Dharmo rakshati rakshita «El dharma protege a los que lo protegen».

Empiezo a traducir y postear un librito curioso «Teach Yourself slokas» de Rohininandana das. Es un estudio sistemático de los 45 versos (sloka) más importantes de la Bhagavad gita. Prefacio Imagina que conduces a través de una ciudad desconocida. Los edificios surgen de la nada y pasan rápido, para luego desaparecer en rápida sucesión. Los cruces de calles centellean a izquierda y derecha. Vislumbras las aceras y adosados que se extienden más allá de tu percepción inmediata en un gran laberinto aparentemente complejo.   No estás seguro de dónde te encuentras ni dónde vas a ir a parar. El tráfico detrás tuyo te obliga a seguir y seguir.   Empiezas a marearte. Sin embargo, si empiezas a conducir de una forma regular por la ciudad, naturalmente, empezarás a sentirte menos incómodo y más como en casa.   El concepto inicial de una masa homogénea borrosa de calles y edificios se

Tomado del Mahabharata. «En el momento de la creación, el Abuelo (Brahma), creó a los seres vivos. Estas criaturas crecían en edad y se multiplicaban sin parar pero no morían. No había espacio en ningún lugar; el triple universo estaba superpoblado. Pero, por más que lo intentaba, Brahma, no lograba concebir la manera de apaciguar la situación así que, invadido por la ira, todas las aperturas de su cuerpo lanzaron fuego quemando las regiones del firmamento; el cielo, el universo y el aire. Las criaturas móviles e inmóviles fueron quemadas, también, por la terrible ráfaga. Rudra, Shiva, intervinieron en favor de las criaturas ante Prajapati pidiendo que no destruyese las criaturas de aquella manera; sin embargo, Brahma les explicó que no se le ocurría otra cosa y debía evitar que la tierra se hundiera bajo el peso de la superpoblación. Shiva insistió en evitar la terrible y definitiva destrucción de las

Una cultura es más rica cuando más palabras únicas tiene para expresar la variedad de matices posibles en un solo concepto. No se trata de adjetivar sustantivos. La propia palabra, o se entiende por qué entiendes la cultura que la rodea, o te la deben intentar explicar con frases y ejemplos. La existencia de diversas palabras para designar una amplia variedad de experiencias sobre una misma idea, es expresión de una cultura superior. En la cultura judeo cristiana se ha tendido a cortar o simplificar el lenguaje. Para mí, es una señal de decadencia. Decir “Dios es amor” intentando expresar todo lo demás es una plataforma posible pero no al alcance del pueblo llano, solamente para los que con una sola palabra lo entienden, porque ya disfrutan de la cultura necesaria y/o de la experiencia mística. Para todos los demás, la riqueza de vocabulario es un regalo de Dios para

N. del A.: Esto no es un aforismo, pero no voy a crear una sección para un solo cuento/fábula. Había una vez un águila real y una gallina. El águila salvaje estaba acostumbrada a su vida de libertad y peligro; la gallina, feliz, no conocía nada más que la seguridad de su estrecha pero cómoda jaula. Un día, por aquellos azares del destino el águila, por naturaleza curiosa, entró en aquella nave industrial enorme. Primero, asustada, observó las hileras de jaulas, perfectamente simétricas, las luces que proporcionaban calor, los comederos automáticos, la escasa iluminación a través de los huecos de ventilación (por los que a duras penas se colaba el aire fresco). Y allí vió a la gallina. Primero la gallina se asustó, bueno una mezcla de susto y placer, porque el águila en su majestuosidad y libertad salvaje le atraía mucho. El águila se sintió también atraída por la

Hay dos dimensiones en la literatura espiritual. La no relativa, el punto de vista de Dios por así decirlo y la nuestra, la que tiene que ver con nuestra vida cotidiana. Ocurren muchos desastres cuando tomamos lo no relativo y lo tratamos de aplicar sin tener la estatura espiritual para hacerlo. De ahí la importancia de acogernos a la sabia comprensión del maestro espiritual.

Hay una línea muy fina entre criticar y ser crítico, entre ser condescendiente y pasivo. No es posible equilibrar todo eso, más bien tienes que ir corrigiendo el rumbo constantemente a medida que vives. Si no haces un esfuerzo consciente en ese sentido, te conviertes en esclavo complaciente de uno de los extremos. La gente que dice que es neutral y los que están constantemente buscando los fallos sin intención de corregirlos, se dejan llevar y viven una vida aparentemente fácil. Digo aparentemente, porque les falta la lucidez y satisfacción que viene después del esfuerzo sobrehumano de tratar de no quedar atrapado a los lados de esa delgada línea.

El idioma sánscrito tiene noventa y seis palabras para «amor»; el Persa antiguo tiene ochenta, tres el Griego y el Inglés sólo una. Esto es indicativo de la pobreza de conciencia o el minimo énfasis que le damos en Occidente al tremendamente importante reino del sentimiento. Los esquimales tienen treinta palabras para la nieve, ya que para ellos tener información exacta sobre el elemento con el que viven tan íntimamente es cuestión de vida o muerte . Si tuviéramos un vocabulario de treinta palabras para amor, seríamos inmediatamente más ricos y más inteligentes en este elemento humano tan cercano a nuestro corazón. Un esquimal probablemente moriría de torpeza si tuviera solamente una palabra para nieve. ¿Es un elemento importante del problema de soledad en nuestra sociedad, que sólo tengamos una palabra para describir el amor? Algunas de las palabras sánscritas: रति rati m. amor afectuoso स्नेह sneha m. amor de

159/159