Emociones y robótica

Los robots nunca podrán comprender o emular nuestras emociones. No lo hacemos ni nosotros mismos.