Equilibrar o navegar

Equilibrar o navegar

Hay una línea muy fina entre criticar y ser crítico, entre ser condescendiente y pasivo. No es posible equilibrar todo eso, más bien tienes que ir corrigiendo el rumbo constantemente a medida que vives.

Si no haces un esfuerzo consciente en ese sentido, te conviertes en esclavo complaciente de uno de los extremos.

La gente que dice que es neutral y los que están constantemente buscando los fallos sin intención de corregirlos, se dejan llevar y viven una vida aparentemente fácil.

Digo aparentemente, porque les falta la lucidez y satisfacción que viene después del esfuerzo sobrehumano de tratar de no quedar atrapado a los lados de esa delgada línea.