Facilitando nuestros deseos

Una de las opulencias de Dios es que Él es supremamente independiente; cuando una persona quiere olvidarle, emplea inmediatamente Su energía ilusoria para facilitar su necedad.