4.2 Factores de una Acción

4.2 Factores de una Acción

En años pasados, el concepto de priorizar las acciones ayudó a organizarse a mucha gente, pero con el ritmo actual con el que se generan la información y las tareas, ésta clasificación no basta.

Si quieres puedes seguir leyendo el capítulo, si no, basta esta afirmación:

Clasificar tus acciones por contextos es la manera práctica (y la única que funciona) de tener una lista con la que puedas trabajar.

Más detalles… porque es bonito saber.

Los factores a tener en cuenta para decidir las acciones que hacemos son cuatro, por orden de importancia, de mayor a menor:

• Contexto.

• Tiempo disponible.

• Energía personal.

• Prioridad.

Contexto

Es el lugar en el que se realiza, la herramienta imprescindible o la persona a quien va dirigida la acción. Por ejemplo, si estás en casa no puedes comprar nada ni hacer recados, si estás fuera no puedes hacer cosas específicas de la casa. Si no tienes un teléfono a mano, no puedes hacer llamadas.

Tiempo disponible

El segundo factor en importancia es el tiempo del que dispones y ello te limita determinadas acciones, por ejemplo, no puedes hacer una llamada telefónica que sabes que va a ser larga cuando tienes una reunión en cinco minutos.

Energía personal

Otro factor no menos importante es la energía de la que dispones en un determinado momento.

Te recomiendo reservar los proyectos complejos para cuando te encuentres energético y hacer las tareas simples como rellenar la grapadora en los momentos en los que tu poder mental es bajo.

Prioridad

Y por último, qué es lo más importante y/o urgente que tenemos que realizar.