Los gurus del avadhuta

Los gurus del avadhuta

En el Uddhava-gita, Krishna explica a Uddhava que su antepasado, el rey Yadu conocía a un joven avadhuta, un renunciante, sin domicilio fijo que había renunciado a todas sus posesiones y responsabilidades mundanas.

Yadu observó cómo este joven tenía una actitud pacífica y alegre, aunque él no tenía ninguna de las comodidades habituales de la vida. Y así Yadu le preguntó cómo esto era así: “¿Por qué estás tan feliz a pesar de no tener nada propio?”

El avadhuta respondió que él tuvo la suerte de haber tenido muchos preceptores que le habían mostrado el camino. Él entonces comenzó a describir cada uno de estos maestros uno por uno, junto con las lecciones que había aprendido de ellos. Los cinco primeros son los elementos materiales principales: tierra, agua, fuego, aire y éter (cielo).

Tierra
El avadhuta dijo: “A la persona sensata, aunque se sienta acosado por los demás seres vivos, debe entender que sus agresores están actuando sin poder hacer nada, bajo el control de Dios, y por lo tanto nunca se debe distraer a los avances en su propio camino. Esta regla la he aprendido de la tierra. Una persona santa debería aprender de la montaña para dedicar todos sus esfuerzos al servicio de los demás y hacer del bienestar de los demás la única razón de su existencia. Del mismo modo, como el discípulo del árbol, él debe aprender a dedicarse a los demás.” (Srimad-Bhagavatam 11.7.37–38).

Agua
El agua nos enseña que las personas sabias, como el agua en su estado natural, deben ser puras, transformando y limpiando a todos los que entran en contacto.

Fuego
Del fuego se puede aprender a no ser afectado por las cosas que uno consume. Los yoguis continuan con su práctica, independientemente del estado de su digestión. Dicho de manera más general, esta instrucción significa que los yoguis deben perseverar independientemente de las circunstancias.

Otra lección que el avadhuta tomó del fuego: Nunca acumular adquisiciones materiales, usar las cosas según sea necesario, pero nunca acumular.

Aire
Un verdadero yogui, el avadhuta dijo, interactúa con los objetos de los sentidos al igual que el aire, sin apegarse a nada. A veces el aire toma los olores de los objetos que pasan a su través, pero simplemente lleva los olores, nunca se identifica con ellos. Del mismo modo, aunque el yogui parece haber tomado las cualidades de los objetos materiales, él no se ve afectado por el mundo que le rodea, porque sabe que es en última instancia trascendente a ello.

Cielo
“Tanto el alma individual y la Superalma” dijo el avadhuta, “pueden ser entendidas mediante su comparación con la naturaleza del cielo: aunque el cielo se extiende por todas partes y todo descansa en él, no se mezcla con nada, ni puede ser dividido por nada.” (Srimad-Bhagavatam 11.7.42).

Esto es un esquema general del principio del guru y un análisis de los cinco primeros de una lista de los veinticuatro gurus que se describen en el Srimad-Bhagavatam.