Perder ganando

Perder ganando

En la mayoría de las interacciones, puedes ganar. Si aprietas lo suficiente, das una patada en las espinillas, montas una rabieta, engañas un poco y jugándotela, es posible que te salgas con la tuya.

Pero a menudo, este tipo de ganar es realmente perder.

Porque rara vez tenemos una interacción sólo una vez y con frecuencia nos involucramos con personas que conocemos, donde están en juego la reputación y la conexión.

Resulta que una cultura superior se basa en que las personas pierden a corto plazo, para ganar a largo plazo. La conexión, la confianza y la reputación valen más que cualquier victoria por separado.

Sin mencionar que una rabieta no sólo arruina la relación, también puede arruinar tu día.

—Seth Godin