4.1 Proyectos y Acciones

4.1 Proyectos y Acciones

Las siguientes nociones son las que te van a permitir desencallarte. Puede parecer obvio, pero por alguna extraña razón, son conceptos que se nos escapan en la práctica.

Saber distinguir los Proyectos, que es un nombre, un recordatorio de algo complejo que tienes que hacer, de las acciones, que son actos físicos concretos es determinante para la eficacia en el día a día.

¿Qué es un Proyecto?

Algo que no está terminado y necesita más de una acción para llevarse a cabo.

¿Qué es una Acción?

Una acción física concreta que se necesita para avanzar las partes móviles de un Proyecto.

Diferenciar entre qué es un Proyecto y qué es una Acción es lo que más te va a beneficiar a la hora de poner en práctica tus deseos y lograr tus objetivos sin mucho esfuerzo 🙂

¿Por qué? Te lo explico. Si piensas a menudo en un Proyecto, como por ejemplo, pintar una habitación de tu casa, vas a pensar una y otra vez en que tienes que hacerlo, en el concepto. Y no vas a avanzar en ello. Eso es un Proyecto. Es solo un nombre, un recordatorio, una señal para acordarte de algo incompleto.

Y, a veces piensas en Acciones, eso es, cosas concretas que puedes hacer para desarrollar un Proyecto, sin identificar el Proyecto.

Al pensar en Acciones y Proyectos y no apuntarlos, pierdes la mayoría de las ideas y te causa más ansiedad, lo que te lleva a percibir este tipo de reflexión como un sufrimiento. Y lo es.

Una gran parte de la ansiedad viene de incumplir las promesas que consciente y a menudo inconscientemente te haces a ti mismo.

Cumple las promesas que te haces a ti mismo y tendrás un amigo para toda la vida.

La solución es dedicar un tiempo a la semana a sentarte y apuntar, en el formato de Lluvia de ideas que hemos explicado anteriormente. De ese modo clarificas lo que hay en tu mente, externalizándolo.

Cada idea pertenece a una parte de la Hoja de Ruta. Al clasificarlas de esa manera, la mente puede realmente vaciarse y dar lugar a pensamientos creativos.

Ten cuidado, vas a descubrir un potencial desconocido en ti. Con la RAM mental libre, ¡podrás poner tu creatividad a funcionar como nunca!

Acciones siguientes

Fíjate que las acciones siguientes son muy simples: llamadas telefónicas, hablar con alguien, investigar un tema en internet, comprar algo, reunirte con alguien y cosas por el estilo.

Como ya has identificado tus Proyectos (por lo menos alguno de ellos), piensa y apunta en una hoja aparte las próximas acciones de cada uno. Esto se logra pensando en qué acciones concretas harías para conseguir finalizar ese Proyecto.

Cuando tengas por lo menos una próxima acción en cada Proyecto, agrupa las acciones resultantes por contextos.

Espera, no vayas tan deprisa…

Recapitulemos: Identificaste los Proyectos, las Acciones de los Proyectos y ahora vas a clasificar esa lista de Acciones concretas por contextos.

Contextos

Un contexto es la herramienta, situación o persona que se necesita para realizar una acción. Ejemplos de contextos son “Casa” ,“Teléfono”, “Recados”, “Ordenador”.

Puedes poner un contexto asignando una letra mayúscula al lado de cada acción en tu bloc de acciones: “R” para recados, “T” para teléfono, “C” para casa, etc.