Anna Dragow (Tenerife)

Un día le dije a Juan Manuel que estaba trabajando en un proyecto y que estaba abrumada, que no tenía tiempo. Me miró, se rió y dijo: ¡pero si eso no existe! Entonces empezamos a trabajar para solucionar y organizar todo ese desorden en el que me movía. En poco tiempo me enseñó técnicas sencillas con las que me acostumbré a trabajar y la verdad es que me ha facilitado mucho la vida. Siempre seguiré siendo el alma libre y anárquica pero al menos tengo un tiempo organizado y mucho más libre para mí y las personas que amo.

Anna Dragow (Tenerife)